Como Artesana Andaluza doy uso con orgullo a la marca «A de Artesanía hecha en Andalucía»

La diferenciación de la producción artesanal viene definida por dos elementos claves: la materia prima y la técnica empleada. Es muy probable que el cliente, cuando adquiere un objeto, una figura, una prenda o un complemento, no sea consciente del proceso de fabricación que hay detrás de su confección o elaboración, ya que se encuentra ante un producto final terminado del que se siente atraído por su belleza o su diseño. Pero la artesanía lleva asociada, con carácter general, un buen puñado de valores positivos como la originalidad, exclusividad, destreza, calidad, tradición, arraigo, cultura, historia… Todo ese entramado, además de promocionarlo, es necesario protegerlo, ya que constituye la base sobre la que se construye la relación de confianza con el consumidor.
Texto obtenido de laConsejería de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades.